por Mau Plaza

X-Men: Apocalypse”. Bryan Singer. 1hr 27min.

La película debería llamarse: “Psylocke y su traje morado”. Fin.

Habiendo sacado mi trauma que tengo desde morrito con este personaje y su maravilloso traje entallado, no me queda más que ponerme de pie, y aplaudir. Bryan Singer lo hizo de nuevo y mejor que nunca. Simplemente la mejor película de súper héroes junto con “Deadpool” que se ha hecho hasta el día de hoy. Es oscura, es sangrienta (en partes), es cruda, visualmente es maravillosa. Tiene todos los elementos para ser la obra maestra de Singer. ¡Qué forma de despedirse!

Sí, soy Marvel lover. Sí, soy X-Men lover. ¡Gacho! Y de hueso colorado. Así que antes de que me linchen por amar la franquicia y adularla, tengo que ser fiel a mi forma de escribir. Así como he criticado en reseñas anteriores la mala y estúpida forma de adaptación que hacen los estudios hollywoodenses, tengo que hacerlo en ésta misma. Así que trataré de hacerlo de la forma más clara posible y a la vez, tratando de aclarar algunas dudas que me han hecho llegar.

Apocalypse es muy cercano a como me lo imaginé. Falta estar más mamado, y menos azul. Un poquito más de gris hubiera ayudado. Su historia de Egipto y de cómo queda en estado de suspensión es correcta, perooooooo… aquí es donde empezamos con los problemas: Apocalypse lo despierta Cable en un viaje que hace del futuro al pasado, no el sol por una rendija que abre Moira.

Los 4 jinetes que recluta son: Ángel, Hambre, Guerra y Peste, no los 4 personajes que vemos en pantalla. Hulk, Gambit, inclusive Wolverine son en algún momento jinetes, pero nunca lo son Magneto ni Psylocke. Storm sí lo es, pero en una tira de cómic de realidad alterna.

¡Ángel se ve increíble! Sus alas metálicas con cuchillas son tal cual me las imaginé. Ahora, a Ángel le da gangrena en sus alas por una pelea con los Morlocks, y se las amputan. Saliendo del hospital se sube a un jet y éste estalla en el aire. Apocalypse lo rescata y lo recluta. No lo salva de estar pedo escuchando a Metallica. Tiempo después, se convierte en Arcángel y forma parte de los X-Men.

Psylocke… (aaaahhhhhh… suspiro mientras escribo). Su traje morado y entallado, junto con sus sable y lazo de energía me hicieron la película. No me gustó que dejaran fuera sus poderes telepáticos, ni que no pusieran la mariposa morada en sus ojos cuando hace su sable de energía. Ella nunca se une con Apocalypse, de hecho, ella es inglesa y comienza como Cpt. Britania. Es raptada por Mojo y Xavier la salva, reclutándola entonces para los X-Men.

Storm es de mis personajes favoritos, sin embargo, dejó mucho que desear en la película. Para empezar, aunque es una versión mucho más joven de Tormenta a la estamos acostumbrados, digamos Halle “mami rica” Berry, sí le hace falta mucho, mucho más cuerpo. Tormenta es sabrosa por naturaleza. Punto. Luego, el único contacto que tiene con Apocalypse es cuando se trata de robar una joya de un buscatesoros que entra a la tumba de éste. Tormenta queda encerrada en la pirámide, y logra escapar usando por primera vez sus poderes. El trasfondo de que era ladrona me gustó. Ella se une a los X-Men cuando los salva de Krakoa, una isla viviente en África.

Michael Fassbender hace el mejor papel de Magneto que le hemos visto. Transmite el sufrimiento, la sed de venganza, el odio y el arrepentimiento como pocos actores en una película de súper héroes lo han logrado. El traje se ve espectacular, y los efectos relacionados a sus poderes: ¡WOAO!.

Un James McAvoy mucho más maduro y compenetrado con el papel de Xavier. Increíble la escena donde pierde el cabello, y el cierre de la película… ¡Ufff!.

Bien pues, entremos ahora a la gran duda que han tenido la mayoría de mis conocidos y que no han dejado de preguntarme: ¿Weapon X? ¿Qué es eso? ¿Por qué sale Wolverine así?

Weapon X fue un emprendimiento secreto y clandestino iniciado por el Departamento K, un grupo encubierto dentro del Ministerio de Defensa del gobierno canadiense durante la Guerra Fría. Su fin principal era el desarrollo de armas biológicas, enfocado en crear su propia versión mejorada del Captain America. Para ello se realizaron diversos experimentos en mutantes y en mutados artificialmente. Se emplearon toda clase de métodos para crear a los soldados y agentes perfectos. Los experimentos eran inhumanos y la mayoría ilegales, ya que gran parte de sus sujetos de prueba habían sido secuestrados. A ellos se los mantenía cautivos y se les sometía a un lavado cerebral para doblegarlos y convertirlos en agentes de campo. Ellos fueron los creadores de Wolverine, Deadpool y Sabretooth, entre muchos otros.

¿Recuerdan que en “X-Men” (2000) nos demuestran como insertan el adamantium en Wolverine? Éste está en una tina llena de agua, conectado a miles de cables mientras le insertan el Adamantium. Después se libera y ya con garras de metal mata a todos y se sale de la zona militar. Bueno, pues es prácticamente lo mismo. A Wolverine le insertan el Adamantium y después del proceso, lo meten a una jaula de metal y lo mantienen encerrado por varios días para su estudio (tal cual lo vemos en X-Men Apocalypse). Debido a una falla en la seguridad, la jaula de Wolverine es abierta y es cuando él logra escapar. A su salida, tiene la famosa “Fury Rampage” o “Descontrol de furia”, donde mata a cualquiera que se le pone en su camino. En X-Men Apocalypse lo tiene en los pasillos de la instalación militar, mientras que en X-Men lo tiene en el cuarto donde le hacen el procedimiento.

La escena post créditos es gran ante telón para Wolverine III. Leemos en los tubos de ensayo “Essex Corp”. Su dueño es Mister Sinister y obviamente está recolectando muestras de sangre de los diferentes experimentos de Weapon X. 95% que Mister Sinister será el villano en Wolverine III.

Y bueno, el detalle más grave, delicado y rompe corazones a mi parecer de éste film: la creación de los X-Men.

La neta me cagó que pusieran a Mystique como si ella fuera la fundadora de éste grupo. Como si ella los fuera a entrenar. De por si me ultra caga Jennifer Lawrence y sus cachetes de mil kilos, y más interpretando a tan querido mutante.

Para empezar los X-Men se crean en los ‘60s. El equipo original fue conformado por cinco mutantes adolescentes: Cyclops, Iceman, Beast, Arcángel y Jean Grey. Su primera misión fue contra Magneto, no contra Apocalypse.

Singer nos muestra una vez más sus capacidades con la cámara. Desde el mismo inicio es ésta la que nos conduce por el laberinto ceremonioso del viejo Egipto. De entrada, imprime un ritmo ágil, mismo que se mantiene a lo largo de toda la cinta.

El trabajo con la luz de Newton Thomas Sigel y el diseño de arte, que construye unos años ochenta verosímiles pero modernos es remarcable. No está de más subrayar el aporte al ritmo de las músicas de John Ottman. Este dispositivo empuja una buena cantidad de peleas, persecuciones y demás escenas de acción y funciona bien para el entretenimiento. Tampoco faltan las dosis de humor, hábito que ya parece obligatorio para las cintas de Marvel.

X-Men: Apocalypse es uno de esos raros films prodigios en los que los muchos personajes importantes -es el reparto más brillante que se haya visto en películas de superhéroes- toman decisiones de forma continua, accionan según esas decisiones y sus motivaciones no sólo son comprensibles, sino que se integran a la progresión y suman una cohesión notable. Si en la anterior X-Men, también dirigida por Singer, la mejor secuencia, aunque un tanto aislada, era la de Quicksilver -fascinante momento de acción y reflexión sobre el tiempo y su representación cinematográfica-, en Apocalipsis la aparición de ese mutante y sus prodigios potencia la lógica general de esta película que apunta alto, muy alto.

Good bye old friend. Good luck professor.

9.5 😀


Mau Plaza

Mauricio Plaza, 31 años. Director Creativo. Post Productor. Amante de las series y del cine. Fitness boy. Mentalidad de duro con el ejercicio, duro con el trabajo y comer sanamente. Puma de corazón, chelero y parrandero.

Twitter: @MauPlaza

Página personal: http://www.wix.com/mplaza/mplaza