por: Mau Plaza

The Legend Of Tarzan”. David Yates. 1hr 50 min.

Dícese así de Tarzan y su liana: varios años después de que este hombre mono (Alexander Skarsgård) abandonara la mítica jungla africana para llevar una vida civilizada y aburguesada como John Clayton III (¡Ay Gooooeyyy!), junto a su amada esposa Jane (Robbie -chiquita mamá me caso ahora mismo ya sin pensarlo- Margot), le salen con la nueva nueva que tiene que volver al Congo para ejercer de embajador de comercio en representación del parlamento británico. Más tarda en quitarse la playera éste wey, que nosotros en darnos cuenta que todo forma parte de un plan de avaricia ideado por el capitán belga Leon Rom (Christoph Waltz), causando una nueva aventura de nuestro güero mamado entre los inmensos árboles africanos.

Yates propone una actualización al estilo de la que llevó -muy atinadamente- a cabo Guy Ritchie con Sherlock Holmes. Así hace de este Tarzan, un justiciero con uno que otro rasgo de sofisticación sin perder al héroe romántico que lucha por el bienestar de su amada y bien sabrotsa Jane. La actualización no se agota ahí, y si los tiempos y la corrección política mandan dar mayor protagonismo a las mujeres, Yates hace de Jane una heroína ingeniosa que renuncia a la seguridad cómoda del hogar y no duda en emprender aventuras y defenderse a golpes y patadas si es necesario. De hecho, en algunos momentos ella cobra mayor peso narrativo y dramático que el protagonista.

Como en casi toda película gringa, hay un delicado y sutil mensaje subliminal: los gringos se autoproclaman como los defensores de los débiles donde quiera que estén, como los guardianes del orden mundial y agentes de la justicia (¿really dude? #BLACKLIVESMATTER).

Debo admitir que quedé muy sorprendido con esta entrega. Esperaba una película llena de buenos efectos, buenas persecuciones, y una historia medianamente entretenida. Me encontré con una de las mejores adaptaciones del héroe de Burroughs, con un alto nivel de complejidad. Un enfoque fresco e interesante del hombre mono que funciona muy bien, gracias a que el rol principal quedó a cargo de un actor de verdad, en lugar de un tipo solamente musculoso (sí chicas, ya sé que el bato SÍ está bien musculoso y bien sabritas, pero es un actor que le trabajaron el cuerpo para el papel, no un mamado que lo trabajaron actoralmente para el papel).

Yates prefirió darle el papel a un artista que tiene más recursos dramáticos y podría plasmar con más naturalidad los conflictos internos del personaje. Skarsgård presenta el balance perfecto entre el drama y la acción, nunca distorsionando el espíritu del personaje. Cuando el güero cuerpo de chango entra en acción, nos encontramos con el héroe brutal que no tiene límites a la hora de hacer lo imposible por defender a su familia.

Uno de los grandes problemas con los que siempre se toparon las diferentes adaptaciones de ésta obra en el cine, es que resultaba prácticamente imposible retratar las acciones del personaje como lo describía Burroughs en los libros. Los desplazamientos en las lianas no se podían “calcar” de la misma manera en el cine live action. Hoy, los efectos especiales permiten que estas escenas puedan crearse con más precisión y el resultado es espectacular. ¡Las secuencias de acción esta pkm! En términos generales el CGI fue bastante decente, aunque para mi gustó le faltó una pulidita más en la post.

The Legend Of Tarzan es la primera película del personaje donde los animales fueron íntegramente realizados con efectos digitales. Hay escenas maravillosas en las que el protagonista se conecta con un grupo de leonas y luego unos elefantes que te saca una sonrisa y quisieras trabajar – a la voz de ¡ya! -, en cualquier programa de Animal Planet.

Lo que me encantó de esta entrega es que en esencia brindó una historia diferente a las ya conocidas, al mismo tiempo que reunió elementos clásicos e icónicos de la saga literaria de Tarzan como la ciudad de Opar y Los Hombres Leopardo. Así que, para el fan del personaje el filme resulta una fiesta visual chingongonchona, ya que por primera vez en el cine se puede disfrutar a éste, en todo su esplendor.

9 de 10

 

___________________

Mauricio Plaza, 31 años. Director Creativo. Post Productor. Amante de las series y del cine. Fitness boy. Mentalidad de duro con el ejercicio, duro con el trabajo y comer sanamente. Puma de corazón, chelero y parrandero.

Twitter: @MauPlaza

Página personal: http://www.wix.com/mplaza/mplaza