por Mau Plaza.

“INFERNO”.” Ron Howard. 2hr 01min.

Por ahí del 2003, el escritor Dan Brown publicó un segundo libro que continuaba con las peripecias de Robert Langdon, un profesor de Harvard chévere chingón en simbología, que fue presentado a través de la novela “The Da Vinci Code”. Una de las obras más aclamadas y con gran recaudación de billete en su momento gracias a la mezcla de datos históricos y una conspiración global (¡Ay Goey!). Esta segunda novela se titulaba “Angels & Demons”, otra historia que involucraba a este personaje con una sociedad antigua conocida como los Illuminati (onda Resident Evil 4 pero sin zombies), la cual también obtuvo -para no variar- un gran volumen de ingresos. Por lo cual no causó ninguna sorpresa que se decidiera adaptar estas historias al cine, en manos del director Ron Howard e incluyendo a Tom Hanks como el famoso profesor.

 

Después de los éxitos moderados de las dos primeras entregas, llega “Inferno”: la adaptación de la última novela sobre el chévere chingón Langdon, y que cuenta con la inclusión de Felicity -chiquita mamá ojos de mátame lento y bonito- Jones como la persona que acompañara a Tom Hanks en esta nueva aventura.

 

En esta ocasión, seguimos de cerca la persecución que tendrá que hacer Robert Langdon a través de Europa (mucho pinche misterio y enigmas en Italia, ¿no?) para detener el esparcimiento de una peste moderna que, de ser liberada, aniquilaría a más del 50% de la población mundial (¡AH JIJO!).

 

Como mencioné anteriormente, la peli se basa en un libro escrito por Dan Brown, lo cual significa que el contenido del filme no ofrecerá nada nuevo ni innovador más allá del género al que pertenece; habiendo dicho esto, las numerosas vueltas de tuerca y demás secretos a lo largo de la historia no sorprenderán absolutamente a nadie. La ventaja es que cada película sobre este personaje no está vinculada de forma directa, por lo que no importa si se vio o no alguna de las entregas anteriores, ya que se podrá disfrutar de igual manera.

 

Ahora bien, si ya se chutaron las otras películas de ésta saga, encontrarán que “Inferno” es mucho más acelerada y ágil que sus predecesoras. Aquí la cámara se mueve frenéticamente, tratando de poner al espectador en el lugar de las alucinaciones/visiones del protagonista.

 

Cabe destacar el rol que tiene Felicity Jones, ya que logra crear una química muy interesante con el protagonista, además de ofrecer una actuación creíble que hace que hace que siempre sea un gusto verla en pantalla (además del mega taco de ojo que nos damos los bienaventurados caballeros). En cambio, Tom Hanks nos ofrece exactamente lo mismo que en los filmes anteriores: una actuación muy sobria y contenida. Nada sorprendente para el nivel al que nos ha acostumbrado.

 

Lo que es una pena, es la dirección de Ron Howard que se siente demasiado cómodo entregando un guion muy poco trabajado y que sufre debido a una edición brusca y fotografía invasiva. Se le olvidó por completo lo que hizo en las dos entregas anteriores: apostar por algo fuera de lo común y original.

 

Pero momento, no todo es malo mis chavales. La película, que toma como eje central para todo el despapaye a “La divina comedia” de Dante Alighieri y la descripción que hizo sobre los círculos del infierno, tiene un principio bastante interesante. Consigue plasmar con un magnífico realismo el sentimiento que pinturas como “El mapa del infierno” de Boticelli o “El juicio final” de Miguel Ángel generan en quien las mira: desolación, dolor y soledad ante las almas en pena que viven en agonía como castigo.

 

Aunque se podría considerar a “Inferno” como una buena adaptación de la novela homónima, no se ofrece mucho a nivel cinematográfico. Larga y tediosa por momentos. Si bien es un buen producto para entretenernos, está lejos de lograr lo que sí lograron sus hermanas más viejas.

 

7.5 misterios resueltos.