por Mau Plaza

“Fantastic beasts and where to find them”.” David Yates. 2hr 13min.

Si para fin de año tuviera que redactar una lista de mis mayores sorpresas cinematográficas, awiwis de limón incluiría en ella a “Fantastic beasts and where to find them”. Considerando el tremendo éxito que ha tenido la saga de Harry Potteringo, tanto en forma literaria como en el cine, hubiese sido muy fácil comenzar a producir películas a lo loco, pensando únicamente en las ganancias y no en los elementos que a nosotros como espectadores realmente nos importan.

Afortunadamente, J.K. Rowling y compañía se tomaron su tiempo, esperaron unos años después del estreno de la última cinta del maguito con lentes y finalmente nos trajeron un producto que, para sorpresa de muchos, logra justificar su existencia.

Seamos honestos banda, cuando se anunció que el primer spin-off del mundo de Potter estaría basado en “Fantastic beasts and where to find them”, libro escrito en la ficción, por el magizoólogo (¿what?) Newt Scamander, resultó muy fácil ponerse escéptico. No solo porque el libro no cuenta una historia -es una enciclopedia, de hecho-, si no también porque sonaba a que Rowling y Warner Bros. estaban dispuestos a adaptar cualquier material vagamente familiar con tal de ganar unos dolarucos más.

¿Y qué creen? Que nel pastel. Lo genial del filme es que, a pesar de tener algunas conexiones con las cintas de Potter, y suceder setenta años antes del primer filme (y por ende, la primera novela), no se trata de una precuela común y corriente. Tampoco es una secuela o remake o reboot. Es como una expansión del mundo creado por Rowling, una historia que poco tiene que ver con lo que hemos visto y leído antes, y que no depende de la nostalgia que los fanáticos puedan tener por las aventuras anteriores para funcionar. Es una historia independiente que se justifica a sí misma, interesante, bien desarrollada y madura como una lechuga.

El talentoso Eddie Redmayne interpreta a Scamander, quien en la década de los 20’s viaja de Londres a Nueva York con un maletín lleno de animalitos raros, con el objetivo de dejar a uno de ellos en su hábitat natural. Las cosas se salen de control rápidamente cuando se encuentra con un No-maj (el equivalente gringo de un muggle, es decir, alguien que no es un mago) llamado Kowalski (Dan Fogler) y, después de una serie de eventos algo enredados, varios de sus animalejos se liberan.

El tono de esta peli se parece a lo que realizó Yates con el último par de películas de Harry Potter. Sí, el filme contiene momentos verdaderamente mágicos, como la escena en la que vemos por primera vez el interior del maletín de Scamander, pero también está lleno de secuencias más oscuras y serias.

Redmayne interpreta a Newt como alguien brillante pero tímido —su versión del personaje es casi autista. Esto inicialmente resulta algo incómodo y al menos para mí, molesto. Nunca entendí por qué se la pasa mirando hacia abajo cuando le hablan, o por que camina como encorvado. Son detalles del personaje que no tienen justificación alguna.

Esta maravillosa entrega pudo haber sido una secuela realizada en piloto automático, afortunadamente no fue el caso. La película tiene un gran corazón. La trama funciona a la perfección sin que uno tenga que saberse de memoria las películas anteriores, pero contiene suficientes guiños al mundo y a los personajes creados por Rowling para los libros de Potter, como para emocionar a los fanáticos más acérrimos. Y a pesar de presentar pistas que eventualmente nos llevarán a descubrir una narrativa más amplia, el filme funciona muy bien como una historia individual.

Los efectos visuales son maravillosos. A la hora de recrear el Nueva York de la época de la depresión (el excelente diseño de vestuario y las escenografías llenas de detalles ayudan muchísimo), pero los animales del título, se llevan de largo la película. Un CGI sumamente cuidado hasta su último detalle, combinado con un maravilloso filtro en 3D que me hizo recordar escenas icónicas de “Avatar”, hacen que la película visualmente sea un orgasmo.

“Fantastic beasts and where to find them” es la prueba máxima de que todavía queda mucho por ver del universo de magos y brujas creado por J.K. Rowling. ¡Que vengan las secuelas!

9 rasguidos criaturescos de 10.