por: Mau Plaza

RESÉÑAME ÉSTA: “Criminal”. Ariel Vromen. 1hr 53 min.

Desgraciadamente, cada vez es más común toparse con cintas que cuentan con un elenco formidable pero que, sin duda, desperdician todo el talento reunido en pantalla. Hace poco lo vimos en “Misconduct” con Al Pacino, Anthony Hopkins, Josh Duhamel, Malin Akerman, Julia Stiles, etc. Ahora con Criminal, nos encontramos algo parecido, aunque ésta sale mejor librada por tener una buena dosis de violencia y golpes, y una que otra secuencia de acción bien lograda.

Lo que más me pregunto al ver una peli de estas características es ¿qué coños vio el competente elenco a este guión para aceptarlo? Y no, no es una porquería de película, pero sin duda no merece la presencia de actores de la talla de Kevin Costner, Gary Oldman, Tommy Lee Jones y algunos jóvenes talentos como Ryan -estoy bien mamado y siempre me quito la playera- Reynolds, Alice -chiquita mamá me caso me encantas- Eve y Gal -super woman me enamoro- Gadot; su guión y desarrollo serían más bien material para un Jason Patric, Nicolas Cage, John Cusack o cualquier otro actor venido a menos en los últimos años. (Nota al margen: ¿Vieron la última jalada de John Cusack: “Cell”? La vi la semana pasada y ni siquiera me atreví a escribir reseña. Me quedé dormido 4 veces en el transcurso de la mamilada esa… Neta, no es choro. Por favor, ¡no la vean!).

Bueno, habiendo sacado mi odio, regresemos al tema. Para empezar, va la bastante enredada trama: Jerico (Costner) es sentenciado a vivir con un grillete en el cuello que lo mantiene de pie dentro de una celda de la más mugrosísima –pero altísima– seguridad (así como donde estaba el Chapo, ¡Ja!). Luego es seleccionado -obviamente sin su consentimiento- a una cirugía del coco, pues resulta que gracias a cierto déficit de su materia gris, el cerebro de Jerico podrá reproducir las memorias del personaje que Ryan Reynolds interpreta. Ah sí, y todo es parte de una misión ultra súper secreta que como siempre, pone en peligro la estabilidad gringa, o sea, la del mundo (¡mamilas!).

Si por lo pronto esto les parece ya un jalada, entonces mejor no le seguimos, porque en el camino para cumplir esta importantísima misión, se le cruzan nada menos que la viuda -yo la hago feliz de nuevo- y la hija del muerto, un psycho villano españolete, el jefe de la policía, un hacker holandés, todo tipo de autos de lujo, sustancias químicas explosivas, abogadas en tacones -yummy-, y hasta un cactus súper útil en caso de emergencias.

Kevin Costner sostiene la peli interpretando su acostumbrado papel de anti héroe silencioso y oscuro, Gary Oldman se encuentra en automático, pero siempre es bueno verlo en acción y Tommy Lee Jones que por primera vez no es el policía persecutor o el mandamás de una agencia secreta, lo hace bastante bien.

Película jalada pero entretenida. Cumple. 7 de 10.