por Mau Plaza.

RESÉÑAME ÉSTA: “Batman: The killing joke”. Bruce Timm y Sam Liu. 1 hr 16 min.

Todo comenzó en el ya lejano 1988 cuando DC publicó una novela gráfica de solo 64 páginas que vendría a cambiar para siempre a Batman y en particular a su archienemigo por excelencia, el infame Joker. La relación entre estos personajes llegaría a un nuevo límite, derramando sus consecuencias en todas las historias posteriores que ya conocemos.

Alan Moore y Brian Bolland crearon un excelente trasfondo para el Guasón: un comediante frustrado que debe hacer un robo forzado disfrazado de Red Hood, con la consecuencia fatal de haber encontrado un nuevo destino por culpa del mismísimo Batman.

Pero esto es sólo el comienzo. El villano decide probarle a Batman y al mundo entero una teoría: cualquier hombre llevado a los límites de la sanidad tendrá un sólo lugar a donde escapar: la locura. Toma como conejillo de indias al Comisionado Jim Gordon, invadiendo la privacidad de su hogar y disparando a quemarropa a su hija Bárbara, dejándola paralítica de por vida. Encima de esto, Gordon es obligado a ver fotos de Bárbara desangrándose desnuda mientras viaja en una montaña rusa decadente, con las palabras y risas de un demente de fondo. Un nuevo nivel de profundidad es alcanzado por un comic del encapotado. 

La adaptación de este cómic a la pantalla no es la mejor. Si bien es muy buena, y terminas con ganas de aplaudir, no ha sido el mejor trabajo por parte de los estudios WB. Comenzando por que la adaptación está dividida en 2: los primeros 20 minutos y el resto de la película. 

En los primeros 20 min, nos encontramos con la historia de Bárbara Gordon y su formación como Batichica, su relación sentimental con Bruce Wayne y su modo de vida antes de ser Oracle. Es hasta después de estos minutos, que nos encontramos con la historia “per se” de The Killing Joke. Esta combinación se siente forzada y sobrepuesta.  Bien podríamos adelantar el DVD hasta que la historia del Guasón comienza a develarse. 

Aunando en estos 20 min, la forma en que manejan la relación Barbara – Bruce se me hace fuera de lugar. Aunque hay sentimientos entre estos dos personajes y siempre lo hemos sabido, Batman es el mentor de Batichica. Es su profesor, es su guardián, es su maestro. Con la rectitud y honorabilidad que siempre ha caracterizado al orejón madreador, éste nunca caería en la tentación de cruzar la línea de respeto entre alumno y sensei. Creo que para entender el dolor causado a Batman por el daño irreversible a la espina dorsal de Barbara, no era necesario el lenguaje sexual usado en esta adaptación. 

Ya entrando a la historia principal, los dibujos se muestran llenos de simetrías, con transiciones yendo del pasado al presente de forma impecable. También tenemos esas clásicas danzas (tan Alan Moore) entre palabras y dibujos donde las primeras dicen algo diferente de lo dibujado. Los rostros de los personajes son perfectos: Bárbara siente el miedo y el disparo por venir, Batman siempre inmutable; Jim al borde de todo luchando por su cordura y el Guasón con toda su locura, maldad y desesperación clavadas en esa sonrisa. El ritmo narrativo, pausado al principio (en ese diálogo de vida o muerte) nos va llevando hasta el inevitable final donde todo cae.

The Killing Joke a nivel metafórico, nos habla del círculo vicioso al cual se encuentran sometidos en contra de su voluntad, Batman y el Guasón. No en sus papeles de una determinada historia o relato concreto, sino como los personajes de cómic que son. De esta manera, la historia cuenta cómo estos dos opuestos y complementarios, héroe y villano, intentan salirse de su propia zona de confort y negar la propia esencia del cómic de superhéroes: el Guasón queriendo probar una teoría y racionalizando su locura para encontrar el motivo al absurdo de su situación, y el héroe con un impropio y ajeno ánimo negociador buscando un tratado de paz con alguien que lleva más de medio siglo siendo su enemigo. El famoso chiste incluido por Alan Moore en la historia, anunciado ya en las primeras páginas del cómic: “había una vez dos tipos en un manicomio…”, es una clara alusión a nuestros dos personajes principales, los cuales están viviendo una locura de la que desean escapar y a la que se deben como protagonistas de una historia de la que no son los narradores. La ironía de la misma broma no acaba por entenderse del todo, hasta que en los últimos segundos de la película, ambos ríen sin control, saltándose el protocolo y asumiendo inconscientemente su condición de eternos rivales, satirizando su eterna lucha sin sentido por la que se ven condenados a enfrentarse una y otra vez.

Y entonces: ¿Batman mata al Guasón? Puede ser cierto, o no. La propia visión y entendimiento del espectador entra cuando entendemos que es la locura de un villano disfrazado de payaso enfrentando la locura de un hombre disfrazado de murciélago.

Uds. mis queridos geeks, ¿Qué piensan? ¿Lo mató?, ¿No?, ¿Debería?…

Batman: The Killing Joke está clasificada R (+18 años), y podrán disfrutarla en DVD y Blu Ray a partir del día de hoy 25 de Julio del 2016. Estará exhibiéndose en salas de un famoso cine en la CDMX por el día de hoy y el siguiente fin de semana. ¡No dejen de verla!

8.5 de 10