Llega el sábado o el domingo y tienes una necesidad imperiosa de curarte la cruda. El día anterior te fuiste a algún bar de esos de chicas con barba y lentes de pasta y chicos con faldas de florecitas y tatuajes de triangulitos donde tocan bandas emergentes con nombres como Sleeping The Dream Of o Head Of A Unicorn y bebiste reteharto mezcal malo. ¿Cuáles son las opciones para sacar al diablo de tu cuerpo? ¿Barbacoa con su harto harto chile y su harto harto limón? ¿Tacos de cochinita pibil con su salsita de habanero? ¿Mejor un caldito de gallina? Eso sí, acompañados de su chela bien elodia.

Toda esa oferta gastronómica es muy fácil de encontrar en colonias populares como la Obrera, Doctores, allá por Santa Ursula y por supuesto, en la Portales.

Mi querida “Mortales” tiene todo esto, pero desde hace unos años se ha ido transformando en algo más y sus propuestas para papear se han hecho cada vez más sofisticadas, que no mamonas. Los nuevos (y no tan nuevos) lugares que han surgido se alejan del ambiente estéril de los restaurantes de la Roma, Condesa o Polansky.

Esto se ha dado en parte porque el rayo gentrificador ha hecho de las suyas en esta colonia y poco a poco se ha ido poblando de parejas jóvenes de todo tipo, pero entre ellos músicos, teatreros, escritores, cineastas, artistas plásticos (obviously me, bitches),  y un montón de esta gente que se cree mucho y le gusta comer bien.

Antes de iniciar esta breve lista quisiera comentar que todos los negocios que aparecen aquí son familiares y creo que ese es uno de los encantos que tienen. En cada uno de ellos se  puede convivir con los propietarios, sus primos segundos y primeros, pero tal vez también terceros, tíos, tías, suegras metiches, no sé, pura sangre de su sangre.

Trooper Gourmet

Trooper 2

La fiebre Starwars ha contagiado todo, y  la comida rápida no podía ser una excepción. Pero en la Portales en lugar de poner un pan negro a tu hamburguesa que seguro te provocará cáncer, se logró un festín que ni Obama o Jaba de Hut tendrían.

Trooper 1

Historia:

Este food truck ha estado en todas partes. Inició en la Lagunilla, otro barrio con mucha historia, comercio y comida; ahí tuvo gran éxito. Además participa en eventos de todo tipo en la CDMX y otros estados, pero el barrio llama y Portales debía ser su sitio. Hecho por y para fans de Starwars, este equipo creativo se ha dedicado desde sus inicios a homenajear con sus platillos a personajes e íconos salidos de esta saga. Claro que no importa si no las has visto, con los sabores creados aquí, después de probarlos tal vez te animes a hacerlo.

Trooper 3

Lo grandioso:

Si eres fan de la ciencia ficción y en especial de la franquicia de George Lucas, pues aquí te la vas a pasar genial. Poder pedir platillos que hacen alusión a los personajes de la saga es toda una experiencia geek y si te atiende su propietario, ponte a charlar con él y pídele que te cuente cómo es que creó fast food que de verdad parece de una galaxia muy, muy lejana. Pan hecho en casa, combinaciones loquísimas. 

Trooper 4

¿Qué comer en este sitio?

Amo  los hot dogs y aquí en CDMX no abundan los buenos (los hay, pero no abundan), al menos no como en Hermosillo o Bogotá. Trooper Gourmet hace los más locos que te has imaginado jamás. El Chiwie es un hot dog que pone este concepto en alto. Cebollas caramelizadas a la naranja, setas, salchicha con cerveza, la salsa de la casa y el toque bogotano, papas de bolsita (se los juro, es delicioso).

El cerdito es sexy y aquí lo saben bien. Rost Prk BBQ, costillas de puerco sobre pan con salsa de jamaica, no vas a saber si subes o bajas. Sabor ligeramente ácido en una de las carnes más jugosas.

La estrella del lugar no es precisamente la estrella de la muerte, (aunque sí hay un platillo llamado así y está muy bueno), me refiero a la hamburguesa máxima, la madre de todas, la Ewok. Sí, ya sé que estos ositos son detestables en la peli, pero se hizo justicia para ellos y se convirtieron en una maravilla con blue cheese y zarzamora.

Y se encuentra en: Bélgica y Repúblicas (aunque por ser food truck se mueve a varios eventos en distintas partes de la ciudad).

Fotos: Extraídas del Facebook de Trooper Gourmet

 

Los Pumpos

IMG_7740

De todos los restaurantes de Portales, éste es el único que ofrece comida chiapaneca de Chiapas. Jorge, su creador es de la costa, del mero Mapastepec y si así lo deseas, él puede salir de la cocina y mostrarte que los ingredientes son frescos y de alta calidad, y de verdad, créanme, así sabe su comida.

IMG_7741

Historia:

Los Pumpos inició con un localito en el que cabían no más de diez personas, pero ahora, tres años y medio después y con la magia de las mudanzas, se ha ampliado y puede albergar sentados más de veinte humanos. Ya en el lugar, definitivamente no queda duda de que el sitio dice Chiapas en cada detalle, ya que Jorge se ha dedicado a traer a la colonia toda clase de objetos comestibles y no comestibles de su tierra y si te haces fiel cliente, verás como poco a poco se convierte en un referente de la cultura chiapaneca en esta ciudad.

IMG_7742

Lo grandioso:

Aunque en este lugar los platillos son preparados en su mayoría con ingredientes de esta región del país, no son estrictamente como los comerías en cualquier casa o restaurante de este estado. En realidad algunos son como los probarías en la casa de la familia de Jorge, ya que retomaron las recetas de la Abuela Chata (como le decía en casa) o con las reinterpretaciones del chef Javier.

¿Qué comer en este sitio?

Empiecen con unas Enchiladas de la abuelita Chata. Este platillo emblemático del restaurante fue creado por la santa señora que nos dejó algunas de las delicias de este lugar, pero en particular es interesante porque combina la receta del mole de la abuela con pierna de cerdo y plátano macho.

Para seguir llenando de lágrimas de emoción sus ojos y de delicias su panza, exploren sus cinco diferentes tamales. Cada uno de ellos está hecho ahí mismo y aunque retoman los sabores del sur-este, el toque Pumpo está bien presente.

No quiero que mueran de una indigestión, por favor regresen otro día y entonces coman los huevos estrellados con chipilín y camarón, levanten sus manos al cielo y den gracias a su creador (Javier).

Para bajarte la comida, no puedes dejar de echarte un tascalate o un champurrado.

Y se encuentra en: Alhambra #214, entre Victor Hugo y Necaxa (hay un estacionamiento al lado).

Fotos: Jorge Bonifaz y Gabriel Cruz

Cámara Camarón

La rutina godinezca obliga a sus seguidores a gastar sus rupias al inicio de quincena en una marisquería. En mi época de oficina y tuppers me tocó cumplir el ritual. ¡Cómo odiaba esos sitios que sólo olían a aceite quemado y catsup! Pero mi tolerancia se vio recompensada al entrar por las puertas de este lugar.

IMG_7728

Historia:

Ana y Carlos además de ser tus anfitriones son esposos, se gustan, se aman, se besan sus bocas y se asegurarán de que tu experiencia en este lugar sea de lujo. Este caso es bien curioso, ya que ella estudió diseño de la comunicación (en la gloriosa ENAP) y Carlos es químico en alimentos, además tiene un hermano con un restaurante justo al lado del suyo, factor que influyó en su decisión de abrir un sitio de comida. Ambos, Ana y Carlos, vieron que el futuro está en la papa, así que hicieron un scouting para ver qué le faltaba a Portales y resultó que marisquerías no había. Lo paradójico es que a Ana no le gustaban los mariscos (JÁ).

Lo grandioso:

En la CDMX las marisquerías las encuentra uno hasta debajo de las piedras, ¿cuantas son buenas?, bueno, si te gusta el pescado quemado con arroz precocido o los camarones nadando en catsup, pues todas. Si en cambio entiendes, como nosotros, la comida del mar como algo delicado y que merece respeto, tu lugar es Cámara Camarón.

Los platillos de la cocina del mar que presentan, se retoman de diferentes tierras mexicanas, donde sí se toman en serio el buen comer. Muchas de las preparaciones que aquí elaboran se han recogido de recetas familiares o son aportación de gente muy cercana a ellos.

IMG_7729

¿Qué comer en este sitio?

Definitivamente debes iniciar con el ceviche de pescado estilo Baja California. Su sabor es tan delicado en la boca que se te va a encuerar el chino cuando lo pruebes (a mi ya me pasó). La verdad es que yo me enteré de él por una lista de los mejores ceviches de la ciudad y no me decepcionó en absoluto.

Los tacos de mariscos como los preparan en el norte del país son fáciles de encontrar en la ciudad y no es difícil que gusten mucho, pero en CC no son sólo frituras y apuestan a preparaciones en frío en algunos de ellos. Es así, y sólo así que en tu mesa deberá encontrarse por lo menos uno de estos, ¿por cuál empezar? Yo te recomiendo el de Pulpo Don Vicente.

B-3sH-dUUAAR1ck

¿Recuerdan cómo iniciamos esta nota?, hablaba yo de cómo recuperarse uno de la cruda, y bueno, hay quienes dicen que no hay nada como un caldito picosito. El de camarones no puede faltar aquí, sino el nombre del restaurante sería absurdo y ya estaría la PROFECO queriendo cerrarlo. Pero no es así y este platillo es el perfecto homenaje a este precioso y delicioso crustáceo. Balance perfecto y el sabor travieso del chile, la cebolla y el ajo con el toque especial de CC que hacen de este una gran experiencia.

Les recomiendo acompañar todo con una cerveza Elfo.

Y se encuentra en: Victor Hugo #88, casi esquina con Bélgica (Cuentan con Valet Parking).

Fotos: Cámara Camarón y Gabriel

El Convite

13178863_10156766364205276_3134868762191398578_n

Bueno, este lugar tal vez no sea necesario presentarlo y parecería ocioso escribir sobre él, pero me he encontrado a personas que no lo ubican aún a pesar de sus veinte exitosos años. Definitivamente el iniciador de este movimiento culinario en esta colonia e impulsor de todo un movimiento cultural. El Convite se ha vuelto referencia para muchos amantes de la música, la comida y la bebida, todas ellas buenas.

Historia:

La crisis del 94 trajo consigo muchas historias de supervivencia. El Convite es una de esas y además una exitosa. La familia Aguilar, y en especial los hermanos Alberto y Edgardo (también egresados de la ENAP) iniciaron esta fondita con la idea de generar recursos, ¿qué la hizo especial?, pues la comida no era como en cualquier otro changarro y la música que se escuchaba ahí tampoco era lo común. Platillos diferentes al ritmo de la síncopa fue una combinación ganadora, justo como ellos lo hacían en su casa desde siempre.

11350412_10155505813540276_9194176899540303780_n

Lo grandioso:

Aquí puedes comer de lunes a viernes el menú del día que combina la magia de las recetas de la Señora Laura (la mamá de los pollitos), con el toque experimental del chef Alberto. Aunque lo que realmente distingue a este lugar inicia de jueves a sábado a partir de las nueve de la noche. Curada por Edgardo, la programación de jazz en este lugar se ha vuelto la más respetada en esta ciudad y además de que puedes ver a los mejores músicos nacionales e internacionales, este es un sitio donde se forman los nuevos nombres. Sitio frecuentado por artistas, escritores, músicos, actores, políticos (no muerden), chefs, productores y otros así de ese tipo.

¿Qué comer en este sitio?

¿Qué se les antoja más: una entrada de camarón con el sabor tostado de los chiles secos o un ceviche de atún con el frescor de las hierbas y la manzana? Ambos son excelentes para iniciar mientras beben una cerveza artesanal clara.

Generalmente cuando voy, pido dos platillos al centro para compartir y les recomiendo dos combinaciones:

Risotto de huitlacoche con Magret de pato con salsa de chocolate y oporto. Aquí se combinan dos clásicos de este lugar, un risotto como no lo probarás en ninguna parte, suave, cremoso, con sabor a tierra, a los italianos jamás le hubiera salido tan bien.  Ahora pon al lado el sabor firme del pato con una salsa que parece creada por hobbits. Estos platillos son la reconciliación de México con Europa, todos celebrando en una orgía que se llevará a cabo en tu boca (etiqueta rigurosa).

La otra combinación que sugiero es la ensalada Una Gota de Miel en el Olvido (poesía pura) con el Filete Mignone. Tú que eres poeta, debes probar esta fiesta cítrica de lechugas, frutos y miel que sacará esa sonrisa que hacía falta en tu día. ¿Y qué onda con el filete?, ¡uy mi rey! recostadito en su camita de nopal asado y bien tapadito con su sábana de huitlacoche y queso de cabra. Cómelo antes de que despierte.

No, no hemos acabado. Falta el postre y los pasteles que hace la familia Aguilar no los puedes perdonar. ¿Mis favoritos? El de cítricos y el doble chocolate.

12087985_10155975079165276_1700848216306402563_n

Cualquiera de estos platillos los puedes maridar con los vinos y cervezas artesanales que te recomiende tu mesera de confianza.

Y se encuentra en: Ajusco #79, entre Pirineos y Filipinas. Aunque no tiene Valet Parking o estacionamiento, es muy fácil dejar tu auto fuera del lugar.

Fotos: Edgardo Aguilar

 

El extra: Sai Cafetería

Mencionaba al inicio que yo vivo en esta colonia y que mi oficina se encuentra en ella también. No todos los días como en mi casa, pero las opciones que hay por acá para mis vecinos godínez tampoco me convencen, además de que los precios no bajan de los cincuenta pesos. Entre toda esta oferta poco atractiva que hay en cualquier colonia de esta ciudad, siempre habrá un garbanzo de a libra. El garbanzo de Portales es este localito en el que se come a un excelente precio y además se pueden armar los paquetes de comida como a uno se le pegue su gana. Con o sin sopa o agua, o una ensalada armada según su barra. Más interesante que esto son sus guisos, ya que aquí lo común es probar platillos llenos de la creatividad de Mariana. Y bueno, desayunar aquí es de lujo, su menú matutino te va a sorprender y su pan hecho en casa más, ven un fin de semana con tu perro (pet friendly place), dale gozadera a la panza y después te vas caminando a uno de los mejores mercados populares de esta ciudad.

IMG_7724

Y se encuentra en: Victor Hugo esquina Filipinas

Foto: Gabriel Cruz

________

Gabriel Cruz

Artista visual, gestor cultural, productor y cocinero. Se hacen trabajos a domicilio.

Facebook: /GabrielCruzZamudio.ok

 Twitter: @GaboCruzZamudio

Instagram: @a_ver_gabo