por Stefa Wefa

Ha llegado el mes patrio con sus pecosos chiles en nogada, las fiestas obligatorias del grito con pozole rebajado, el aumento de alcoholímetros en la ciudad, la presencia de banderas mexicanas (hechas en china) en los coches y sobre todo, las quejas sobre la situación actual de nuestro querido México.

No me tomen a mal, yo sé que hay muchas cosas jodidas en nuestro país. MUCHAS. Pero no las voy a mencionar ahorita porque entonces vamos a convertir esta entrada de blog en un post depresivo. Lo que sí, es que hay muchas cosas increíbles de este país, entre éllas, su comida, su gente, sus lugares, etc. Pero para mí en particular hay 12 detalles por los que me encanta vivir en este país en comparación a otros. Aquí les van las primeras 6:

Razón 1. Por que México es el mejor país para amanecer cuando estás crudo.

Barbacoa, carnitas, birrias, quesadillas, chelas o de plano ya una cuba. Estas saludables fuente de proteína, que además puedes encontrar en cualquier esquina a cualquier hora, es la mejor cura para tus estragos postalcohólicos. Intenta encontrar un país donde sea fácil el acceso a un remedio para cruda a las 9 de la mañana. Yo lo he intentado y créanme, media hora después que intentar curármela con un sándwich de arenque, una fondue o una pizza volví a ver estos alimentos que deglutí en un estado más “procesado”.

IMG_2310
Esta es la vista desde mi terraza. Carnitas y al lado queqas. Mis amigos en el extranjero están super celosos de la ubicación de mi propiedad.

Razón 2. Por la mordida.

Y no la que das a los pendejos de tránsito (porque eso nunca lo he hecho, ni lo volveré a hacer). Me refiero a la mordida del pastel. Una vez cuando estaba de intercambio en Ámsterdam en el cumpleaños de un amigo, después de la descoordinada cantada del Happy Birthday, se me ocurrió gritar “¡Mordida! ¡Mordida!”. Cuando me preguntaron que qué era eso, yo les comenté que el cumpleañero tenía que morder su pastel. Obviamente cuando lo hizo, yo le empine su linda y australiana cara en el fruitcake que horneó la canadiense (por cierto no mamen, un fruitcake nunca debería de figurar como opción en una celebración y mucho menos en Amsterdam donde el space cake es una especialidad nacional). El cumpleañero lloró, la amiga que hizo el pastel lloró, el quórum me mentó la madre y casi casi me deportan del país. Cuando expliqué que era una tradición mexicana y que hasta a nuestras abuelitas se lo hacemos, lo único que pudieron contestar es que con razón hay tanta violencia en México. Pero para mi lo que significa es que nosotros los mexicanos aunque somos un tanto llevados, no nos tomamos las cosas tan a pecho. No me tocó pastel.

Razón 3. Por el servicio.

Cuando estás en un restaurante o en mi caso en la mesa del puesto de barbacoa del tianguis de miércoles -salero de plástico en forma de jitomate incluido-, los meseros octogenarios viajan en el tiempo y se convierten en “joven” y los otros meseros se convierten en “amigo” y cuando queremos pedir algo decimos “me pudiera regalar una Coca”. Intenta decirle a un mesero en Madrid si te no te pudiera “regalar” una limonada. Aparte de que los meseros en Madrid han de tener todos una grave disfunción eréctil porque siempre tienen cara de mal cogidos y te atienden con un genio de la chingada, ellos no entenderán que tienes toda la intención de pagarles la limonada y seguro acabaran aventándote la paella en la cabeza porque “aquí no se regala nada”. En pocas palabras la calidez del servicio en México es increíble y en España necesitan coger más… o por lo menos una chaquetita mañanera.

Razón 4. Por que siempre jalamos con un Entourage a todos lados.

Dios nos libre (o Allah , Jehova, George Lucas o quien sea que alabes), pero imagínense acabar internados en un hospital en el extranjero. En México no sólo tu familia te irá a visitar y se quedarán pasadas las horas permitidas de visita. Te visitarán tu familia segunda, tus compañeros del trabajo, de la escuela, tu muchacha, el cerrajero y hasta la señora del puesto de barbacoa, que te extraña porque hace dos miércoles no has pasada a visitarla, y por visitarla, me refiero a empinarte tus 4 flautas, tu consomé y tu refresco –su economía familiar gira alrededor de tu glotonería. Todo lo hacemos con un Entourage, y siempre encontrarás a alguien te acompañe a la tiendita, a tu entrevista, o hasta al baño (pregúntale a todas las mujeres en un antro).

Razón 5. Porque el albur.

El doble sentido es el pan de cada día. Los mexicanos tenemos el sexto sentido para poder entenderlo rápidamente. Nuestro séptimo sentido es hacer un Meme de cualquier situación en exactamente 1.3 segundos después de que ocurrió el incidente.

Utiliza doble sentido en el extranjero. Primero te tardarás media hora en explicarle a ese gringo con el que estás comiendo una ensalada por que te parece cómico que haya dicho “My cucumber is old and saggy”. Luego te consideraran un pervertido y levantarán ante una corte internacional una orden de restricción en tu contra. Nomás no saben entender un pequeño chascarillo.

Razón 6. Por que cuando alguien va a una reunión no importa si es de cumpleaños, bautizo, o funeral llegan con una botella de alcohol (de preferencia Bacaché LeBlanc para su servidora) y no con un puto fruitcake.

Razón 7.Por que los apodos. No importa si es tu hermano, el viene viene de la calle, el director técnico de la selección o tu jefe. Todos tienen apodos. El Mofles, el Tuercas, el Fast and Furious, (y ninguno de los tres trabaja en el servicio mecánico), la Sheera, el Comal (porque sólo calienta a las gorditas) y el Rengo son personajes que viven en mi calle, que platicamos, sé de sus vidas cosas súper personales, pero si ganarme 1 billón de dólares ( a 17.48 el dólar) dependiera de saber cuál es su nombre de pila, no me va a quedar más que seguir siendo pobre y comer Maruchans – que por cierto así le dicen a la de papelería (por aguada, caliente y barata).

Sólo los mexicano somos capaces de convertir a Friedrich Torsten (un alemán director de mercadotecnia de una empresa) en “El Tortas”.

Razón 8.Por que las frutas y las verduras caen del cielo… en jugos, picadas y aún mejor con chile y limón! ¿Se te antoja un juguito verde, con nopal y apio? Pásale marchanta a una cuadra de tu casa (a menos que vivas en las Lomas o en el Pedregal—ahí sí está como a 10 cuadras) y encontrarás tu puestito de lámina donde podrás administrarte tu dosis líquida diaria de vitamina A, B, C por una módica cantidad de 15 pesitos. Fruta picada! Yeah!!! Y aparte sabemos cómo convertir un plato de frutas en un Jackson Pollock región 4 con su “yugur”, granola, miel, amaranto y hasta chispas de chocolate.

Razón 9. Y ya entrados en la fruta… por que el LIMÓN. Por que sí, yo soy el estereotipo de mexicana que le hecha limón a absolutamente todo. Y soy de las que va a pelear en el extranjero que cuando pidolemon me refiero a un limón verde y que Lime es lima y que no chinguen. Con el limón, acompañamos el tequila, nos curamos el dolor de cabeza y hasta relamemos el pelo de los niños para que manejen el look à la Benito Juárez para el lunes de honores a la bandera. Lo tengo que admitir que soy de las nacas que pudiera ir al Pujol, aunque nunca me han invitado (wink, wink indirecta para que me inviten) y antes de llegar tendrían que reservar una ambulancia por el infarto al miocardio que le va a dar a Enrique Olvera, cuando me traigan una entrada y pida al mesero si me pudiera mandar unos limoncitos. Aun que pensándolo bien, si me invitan prometo hacer lo posible para no hacerles pasar ese oso.

Razón 11. Por que los Memes. Nadie sabe burlarse mejor que un mexicano. Somos súper llevados y lo propagamos perfectamente a todo el mundo a través de los memes. Y lo peor del caso es que puede ser el resbalón de alguna estrella, el fallo de penal de un futbolista, la muerte o el vestido de la primera dama (ese es de cajón, porque aunque la mona se vista de seda, nadie le quita lo mala actriz y trácala oportunista). No perdonamos nada. Lo peor del caso es que pareciera que en México existen pequeños elfos que estudiaron diseño gráfico esclavizados en una cueva en el desierto de Sonora, que se dedican a hacer memes, por que en serio aparecen miles de estos a dos segundos de que pase. Si alguien se echa un pedo, antes de que pueda ser olfateado ya salió un Meme.

Razón 12. Por que sabemos improvisar… en todos los sentidos.

  • ¿Te dieron un golpe en el espejo del coche? Aquí hay chicle y barniz de uñas
  • ¿Se murió una cucaracha de Madagascar que necesitabas para una filmación? Pega el cadáver en la espalda de una cucaracha común y corriente para que parezca que está viva y coleando. Quién hubiera dicho que existen los dobles de cucarachas.  True Story (aunque si la sociedad protectora de cucarachas pregunta, nunca pasó. ¡Quién sería suficientemente enfermo para hacer eso!)
  • ¿Son las 4 de la mañana y cerraron el bar? No necesitas tener un plan. Sólo cáele a casa de Tim ,o si Tim no está en México, a casa del compa con el que estabas cotorreando en el bar, que te dirá “mi casa es tu casa” y, que probablemente se convertirá en uno de tus mejores amigos o en el padrino de tus hijos nonatos.
  • ¿Estás en una playa canadiense y está prohibido tomarte una cervez? Mete tu late en un vaso desechable de MacDonalds, y ponle la tapa y el popote.
  • ¿Se acabó el chupe y estás en una playa virgen? Cómete unas piñas, acuéstate en el sol y espera a que el tepache se fermente dentro de tus entrañas.
  • ¡Ven! Siempre hay una manera de solucionarlo porque los mexas somos los masters de la improvisación.

Razón 12: Por que su gente, no me importa si son gandallas, léperos, pasados, bromistas, también son cálidos, amorosos, amante de la vida y de pasarla bien.

Así de sencillo se las pongo. Amo tanto a México que mi hijo se llama Maximiliano Juárez. Así o más Mexa.

Sí, Definitivamente hay cosas mal en México. La gente dice “no hay nada que festejar este 15 de septiembre”. Pero el hecho de que haya cosas mal políticamente o económicamente, no significa que borren en automático las cosas fregonas en este país

No porque no tengas chamba y hayas cortado con tu novi@, vas a dejar de festejar tu cumpleaños. ¿O sí?